RSS

Poemas en el último sendero, Liudmila Quincoses


Poemas en el último sendero

Cubierta delantera
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 11, 2012 en Uncategorized

 

Los territorios de la muerte, Letras Cubanas 2002


Cubierta delantera
Instituto Cubano del Libro, Editorial Letras Cubanas, 2002 – 53 páginas
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 11, 2012 en Uncategorized

 

Carta desconocida de Beethoven


BERLÍN.— Una carta hasta ahora desconocida del compositor alemán Ludwig van Beethoven (1770-1827), será expuesta por primera vez el próximo 18 de enero en el Instituto Brahms, con sede en la ciudad norteña de Lubeck.

La misiva está dirigida al compositor y arpista Franz Anton Stockhausen y fechada en París en julio de 1823, cuatro años antes de su muerte. En ella el genial creador le pidió que lo ayudara a encontrar un comprador para la partitura de su recién acabada Missa solemnis. Según el director de Brahms, Wolfgang Sandberger, el texto fue cedido por la recién fallecida pedagoga musical Renate Wirth (1920-2011), bisnieta de Stockhausen, quien donó a ese centro otros objetos y documentos de su bisabuelo. (PL)

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 11, 2012 en Uncategorized

 

Etiquetas:

Escribanía Dollz al celuloide Premier en Sancti Spíritus del documental Cartas de amor, dedicado al proyecto de la poetisa Liudmila Quincoses Juan Antonio Borrego


SANCTI SPÍRITUS.— Tras casi dos décadas de existencia, Escribanía Dollz, proyecto de la poetisa espirituana Liudmila Quincoses, vuelve a ser noticia con la premier en esta ciudad del documental Cartas de amor, dirigido por Guillermo Centeno y auspiciado por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).

Liudmila Quincoses, creadora del proyecto Escribanía Dollz.

Con 38 minutos de duración y una fotografía que realza el ambiente colonial y la arquitectura de la ciudad espirituana, la obra se nutre de varias historias de vida contadas puertas adentro de la Escribanía y por supuesto del testimonio de la propia poetisa.

Al decir de Centeno, con una extensa hoja de servicios en los predios de la filmografía documental y de ficción, Cartas de amor constituye un homenaje a la labor del escribano, poco menos que una rareza a estas alturas de la modernidad, pero que en casos como el de Liudmila Quincoses ha contribuido a solucionar conflictos existenciales con la mediación salvadora de la poesía.

Según las confesiones del realizador, sus primeras referencias del proyecto cultural espirituano fueron a través de un reporte periodístico en la prensa nacional, hallazgo que lo trajo a Sancti Spíritus en abril pasado junto a su equipo de filmación y lo ha hecho regresar ahora con la obra bajo el brazo.

Tras su premier, efectuada en el recién remozado cine Conrado Benítez, de esta ciudad, el documental fue presentado en el poblado de Guayos, municipio de Cabaiguán, y próximamente se insertará en el circuito nacional de estrenos.

Nacido en 1994, Escribanía Dollz acoge el conocido concurso internacional Cartas de Amor, que habitualmente se premia a propósito del capítulo espirituano de la Feria del Libro.

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 11, 2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: ,

AIRES DE LA PLAZA DE JESÚS Por: Juan Eduardo Bernal Echemendía


“Plaza de Jesús”, además de ser el último libro de Liudmila Quincoses (Sancti-Spíritus, 1975), es la declaración de fe de su autora hacia el espacio vetusto de la Ciudad de Sancti-Spíritus, donde se cuentan misterios y espejismos, que la noche devela en su entrega silenciosa.

Saga de antiguas sentencias, de espacios irreductibles ante el paso del tiempo y su amenaza, el libro es una profunda y muy sentida metáfora de esa ciudad, que desaparece y reaparece, ofreciendo a todos la imagen de tenacidad incontenible, como incontenible y colmada de ternezas discurre la palabra que sostiene el aliento lírico revelador de una curiosa plenitud de sugerencias.

Esta entrega de Liudmila Quincoses, resulta un agradecido ritornello a temas y búsquedas que la autora ofreció en libros anteriores, aunque las recurrencias no son sino el modo de imponer un sentido estilístico y vivencias propias y ajenas, reinterpretadas en la cláusula que la evocación devuelve con propiedad y orientación hacia un cosmos muy personal, que en su poesía condensa, los modos de una voz instaurada con solidez en la literatura cubana.

Una y otra vez los reductos de la ciudad, que repite en las horas públicas y privadas su curso y energía vital, reasumen en este libro de poemas de hondura y sincera plenitud, la pulsión de quien conoce cada calle, el fluir del aire entre los dedos de los árboles de las plazas y parques, los secretos que sostienen una poética espacial, conflictiva y apacible, antigua y actual, dúctil e indócil, sobre el espejo que devuelve con los años, tal vez el mismo rostro.

No son pocas las ocasiones, en que ciertas zonas de este libro sugieren una visión fantasmagórica de la ciudad y sus habitantes, de esos reductos en que habita la cinética y la  inercia, recuperadas en un tiempo instaurado en secuencias descriptivas, de profunda indagación existencial.

 

En esos versos cortantes y a la vez melódicos, se anuncia una certeza, una seguridad de lo futuro, que en la acción premonitoria reducen la posibilidad de lo inasible, aunque las ausencias persistan como ráfagas constantes sobre la vida de la ciudad y de sus plazas.

 

Esta poesía es calificada como mística por una mayoría apreciable de los críticos, así como otros poemas suyos aparecen en antologías que se definen como tal, sin embargo, aunque misticismo y religiosidad constituyen esencias de sus versos, resaltan como pretextos funcionales para la instauración de sentidos y provocación de emotividades cursadas en las cuatro amplias secciones, que aunque comprometen extraordinariamente la intimidad, se proyectan hacia el ámbito de lo público en el contexto urbano.

 

Esta relación de intercambio, esa peculiar forma de incluir lo personal con lo notorio, emplaza dentro de una subjetividad multiplicadora la posición de objetos en una coherencia contrastante, que resultan desde el discurso de la poesía, fragmentos retenidos en el tiempo y una fructífera manera de reproducir ciudad y emociones, como intento de permanencia infinita de los espacios.

 

La transparencia del aire que circula por el poema, arrastrando los sonidos donde las emociones se sostienen, es el canto de las revelaciones del mundo doméstico, de las experiencias personales y los afectos íntimos, de las sugerencias que remiten al recuerdo que siendo tan personal,  suscita en el receptor un compromiso identificador por el efecto común que causa, sostenido en un seguro balance anafórico que afirma el sentido de las argumentaciones.

 

La casa, la familia, los asuntos del recorrido cotidiano, los recursos de la palabra que cumplen una función sinestesia, contribuyen a crear una atmósfera espacial, cuyos protagonistas impulsan sus vivencias desde la propuesta lírica, hacia las interioridades comunes del resto de los individuos, afirman su validez y la veracidad expansiva por efecto de las emociones, en un contexto de conflicto, dramatismo, angustia y alegría,  sugeridos con un balance muy original de la palabra.

 

Así las acciones transcurridas, ofrecen un sentido de simultaneidad con las que se suceden en un curso eventual de coincidencias lógicas, porque todos se hallan dispuestos en una situación contextual, que facilita ese intercambio interno y externo de actos y emotividades.

 

El mundo de la casa asume un influjo hacia el suceder exterior y configura un conjunto de alternativas, que se encuentran dispuestas en un discurso evocador y testigo, donde las personas, las calles, las plazas, los parques, el infinito reacomodo de objetos y otros sujetos, significan del libro de Liudmila Quincoses no sólo recursos, sino esencialidades de una actitud poética y una entrega consecuente con los estremecimientos originados por la conjura sutil de tantas emociones, que esa ciudad, donde la Plaza de Jesús erige su simbolismo, manifiesta en el paso sensible de su tiempo.

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 11, 2012 en Uncategorized

 

Palabras de Liudmila Quincoses, escritora y miembro de la Dirección Nacional de la AHS en la entrega del Premio Maestro de Juventudes


 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 11, 2012 en Uncategorized

 

Cartas de Amor, un documental de Guillermo Centeno


La Premier en La Habana del documental Cartas de Amor del realizador cubano Guillermo Centeno, tuvo lugar en el cine 23 y 12 de la capital, donde el público asistente abandonó muy complacido la sala al termino de la proyección.

Liudmila Quincoses

Liudmila Quincoses. Foto tomada de Internet

Cartas de Amor, cuenta la historia de la poetisa Liudmila Quincoses, quien decidió establecerse como escribana en su ciudad natal, Sancti Spiritus, para descubrir en los demás que existen pocas emociones tan poderosas, como la que se experimenta al volver a leer una carta de amor.

La joven escritora se inspira en las historias sentimentales de los que llaman a su puerta desde hace varios años, para pedirle les escriba lo que ellos no son capaces de hacer por temor al ridículo, o por falta de iniciativa.

Centeno hace gala de los que fueron exitosamente recompensados por el amor, al acuse de las misivas. Presenta testimonios de personas de diferentes razas, profesiones y tendencias sexuales, sin tener en cuenta juicios dogmáticos sobre lo que esta bien o mal, haciendo hincapié en la importancia de los sentimientos y las palabras.

Guillermo Centeno (La Habana, 1945) es Licenciado en Historia  del Arte en la Universidad de La Habana, y comenzó a trabajar en el Instituto del Arte e Industria Cinematográficos en el año 1961. Camarógrafo y Director de Fotografía de más de 80 filmes documentales y de ficción. Operador de cámara en Vietnam durante la guerra en 1973, en Angola junto a Santiago Álvarez en un documental sobre los mercenarios, camarógrafo en la guerra de Etiopía en 1976 y en Nicaragua al triunfo de la Revolución Sandinista.

Director y Guionista de filmes documentales desde 1984. Ha participado en cursos y talleres de fotografía, actuación, dirección de actores y guión.

Su obra ha recibido premios nacionales por parte de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), Unión de Periodistas (UPEC), Oficina Católica y otros. En eventos internacionales ha recibido el Premio CEDALC en Trento, Italia, el Premio Quijote de la Federación Internacional de Cine Clubes.

Sus herramientas preferidas para trabajar son voz en off, entrevista, foto fija y algo de docudrama.

Por Alba Márquez Rodríguez

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 11, 2012 en Uncategorized